miércoles, 13 de marzo de 2013

Tormenta Tropical...



Luego del sepelio de Hugo Chavez, comienza la era de “buscar” un nuevo presidente, algo que consecuentemente, implica que se desate una tormenta tropical en la política del ya maltratado país caribeño de Venezuela.

La muerte del comandante ha dejado un país convulsionado, crispado y con una propensión a la violencia súbita, pero también engendrada.

El señor Maduro ya ha dado muestras de lo que puede ser capaz, por retener el poder en sus manos. Ya lanzo severas amenazas contra su único contrincante, para frenarlo y advertirle, el riesgo que corre si se atreve a sobre pasar los limites de la victoria electoral.

El pueblo venezolano no es cociente aun de su penosa situación y mucho menos del futuro aciago que tiene a la vuelta de la esquina.

El comandante, durante sus años de gobierno en la república llanera; aplico recetas económicas de carácter popular, humanitario, fraternal y filial, en aras de compensar a una clase pobre maltratada por la indolencia de gobiernos anteriores, que no supieron administrar de buena manera los recursos del estado, en beneficio de la nación.

El comandante no aplico ninguno de las normas y mecanismos ortodoxos, que se suelen utilizar en la economía mundial. Opto por el método de la chequera abierta y a sola firma, sin control y sin obligación de rendimiento de cuentas. Una especie de harakiri a lo camizaque en términos de economía.

Para la gran mayoría de venezolanos; esto no es aceptable ni defendible, puesto que para ellos, solo prima: el sentimiento patriótico, que iluminaba a su comandante y la “transparencia” con la que este se manejaba en los asuntos referentes al gobierno.

Este carnaval dispendioso, lujurioso y libertino: va a pasar factura y la va a pasar; mas temprano que tarde, porque no existe manera de controlar el dispendio y el derroche de una economía, sin que esta se recienta y luego de un corto periodo comience a mostrar las consecuencias del desbande.

Para la oposición,es el peor de los momentos para pretender ganar una elección, porque de hacerlo: estaría suicidadndose políticamente, ya que la bomba económica dejada por el régimen del comandante, le va a estallar en las manos y luego las opciones políticas de la oposición, serán casi nulas para un futuro a mediano y largo plazo. Seria como otorgarle una carta en blanco al señor Maduro, para que siga haciendo o deshaciendo a sus anchas y a su libre albedrío, hasta que las ganas se le cansen.

Maduro debe de continuar en el poder, para que experimente en carne propia, los efectos nocivos de su retorcida y mal engendrada “política económica” creada por el comandante y refrendada por el mismo.

Mal hace el señor Capriles, en enfrentarse, a un monstruo de cien cabezas lanzando fuego por la boca, que es capas de exterminar sin piedad a quien se le ponga por delante. Es mejor esperar a que su misma violencia y su ignorancia, actúen como su propio verdugo.

Son días muy obscuros y terribles, lo que le esperan a Venezuela. Por duro que parezca, es inadmisible; como uno de los países mas ricos del planeta, pronto va a tener que extender la mano, para vivir de la caridad.

La verdad es como un corcho, siempre sale a flote...

Solo hay que hacer votos para que el pueblo venezolano despierte y asuma su realidad y el largo camino que le espera para poder salir de la obscuridad en que se encuentra inmerso.

4 comentarios:

  1. Absolutamente de acuerdo contigo Pluma. Pero los aspirantes al poder, no sopesan las consecuencias de llegar a conseguirlo, en muchas ocasiones. Y el pueblo llano no se merece nunca lo peor cuando le llega de la mano de políticos irresponsables y/o corruptos; por mucho que con un voto se les aupen a las poltronas. Todo el mundo anda mal. España desde la que respiro, tampoco...Qué pena todo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carmen!
      Gracias por tu visita.
      Solo hay que esperar y tener mucha paciencia, para que los vientos de la sensatez, remuevan el polvo de la corrupcion y el aire politico se haga mas respirable.
      Un abrazo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  2. No creo que la oposición deba esperar. La lucha será ardua y seguramente con resultados a muy largo plazo, pero cada día que se espere será un día robado a la libertad del pueblo venezolano.

    Qué lejano se ve el día en que en toda la América latina no haya un solo dictador en el horizonte.

    Un abrazo Pluma.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco creo que deba esperar, lo que ocurre es que quienes gobiernan en este momento, son delincuentes politicos, capaces de todo con tal de perpetrarse en el poder. Esto puede desencadenar en una guerra civil y cobrar muchas vidas.
    Yo no soy partidario de la violencia y deseo que el pueblo venezolano, encuentre su destino, por los caminos de la paz y aveces es mejor espectar para despues actuar.
    Un abrazo Elena y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tu comentario.