sábado, 27 de septiembre de 2014

El Hombre Que Vino Del Pasado











Un buen día de esos en que la sangre impetuosa de la juventud, alcanza los niveles mas altos del deseo de la aventura; tres amigos y yo, nos pusimos en marcha con dirección norte.
Nos habían invitado a pasar unos días en la ciudad de Trujillo, con motivo del casamiento de unos amigos.

Íbamos muy ilusionados y disfrutábamos a cada momento de nuestro viaje. Nos esperaban seis horas aproximadamente de trayecto. Eso, de manera regular, pero como parábamos en cada lugar que se nos presentaba. La cosa tenia para largo.
A si fueron pasando las horas y las ciudades, hasta que; se nos presento, un desperfecto en el auto, que nos obligo a detenernos a un costado de la carretera a la espera de que algún conductor bondadoso  nos diera una mano, para poder continuar nuestro viaje.

En menos de veinte minutos paro un auto y nos presto ayuda. Estábamos a diez kilómetros de la ciudad de San Pedro De Lloc. La misma que se encontraba a cien kilómetros antes de nuestro destino final. luego de algunas peripecias, logramos llegar a este pueblo maravilloso y lleno de encanto.

Pero como lo primero era lo primero; nuestra prioridad estaba en encontrar un mecánico, tarea en la que nos ocupamos, mi amigo Carlos y yo. Esto nos tomo una hora.Habíamos llegado al promediar las dos de la tarde. El mecánico nos dijo que teníamos que dejar el auto hasta el dia siguiente, etc. Le suplicamos y le dijimos que era urgente y nos prometió que a mas tardar a las nueve de la mañana nos lo entregaría.

Esto nos sirvió para pasearnos por el pueblo y buscar un lugar en donde comer y también en donde pasar la noche.
Mientras nos paseábamos por el acogedor pueblecito lleno de edificaciones antiguas, que recordaban viejos tiempos y épocas pasadas. Entramos en la oficina de correos, un lugar en donde el tiempo se habia detenido y se respiraba el aire del pasado. Todos estábamos asombrados y encantados con tan especial lugar, cuando derrepente, mi amigo Carlos exclamo ¡Un momento!  ¿Que sucede? Preguntamos al mismo tiempo Jorge y yo. Yo he estado en este lugar antes, todos nos reímos, le comenzamos a hacer bromas y burlas, pero el insistio en el asunto y al mirarlo, notamos algo de asombro en su cara. Carlos se recosto contra la pared y no dejaba de mirar fijamente el  lugar. Preguntas iban, preguntas venían, un desconcierto nos embargaba a todos sin saber que ocurría en realidad. 
Pasado un rato, Carlos nos dijo: yo he estado aquí alguna vez, pero no se como ni cuando. Nada de raro seria si anteriormente hubiese estado ahí, pero según todos dábamos fe; era la primera vez que pisaba ese lugar,

Luego de esto, nos sentamos en la puerta de la oficina de correos y comenzamos a conversar con el. Carlos comenzó a describirnos los lugares como: la catedral, la plaza de armas, una casa.Todo con lujo de detalles y lo mas sorprendente de todo fue cuando nos señalo al otro lado de la plaza, una tienda. Un viejo almacén que parecía ser el mas antiguo de todas las edificaciones. ¡Escuchen esto! Dijo Carlos. Entrando al almacén, podrán apreciar que el piso es de madera como la mayoría de las construcciones del lugar, pero si se fijan bien; en la tercera tabla a una de la maderas le falta un”ojo” y tiene una rajadura profunda.
Al oír esto todos nos levantamos y cruzamos la calle para comprobar, si esto era tal como el lo describía.
Cual seria nuestra sorpresa que; efectivamente, era tal cual nos lo habia descrito.

Pasamos el resto del día y de la noche hablando del asunto,pero sin llegar a ninguna conclusión. Como siempre suele suceder con esta clase de temas. No existe lógica ni coherencia, solo un hecho al cual hay que dar crédito o desestimarlo.Lo segundo es lo mas fácil de hacer,  pero lo primero; cuesta creerlo y mas aun cuando no existe manera de confrontarlo.
Todos nos quedamos muy desconcertados por aquel incidente. nuestra juventud e inexperiencia de la vida, nos lo hacia mas difícil de asimilar. No contábamos con esa madurez, que hace las veces de escudo protector y  te hace manejar mejor las emociones y el raciocinio.

Los años pasaron y todos nos hicimos adultos y aun después de todo ello, nunca llegamos a entender aquel misterio.
Todos sabemos que: a lo largo de nuestras vidas, escuchamos y experimentamos situaciones parecidas, como también conocemos de miles de casos presentados en los medios de comunicación, libros, revistas y documentales.
Para unos simples fabricaciones de la mente, para otros fantasías y mentiras para llamar la atención, pero para otros, ha sido materia de investigación y compromiso de buscar y encontrar el por que de todo esto.

Sea como sea, yo solo he querido transmitir una vivencia y un pasaje anecdótico de un tiempo pasado, que aun puedo recordar con toda claridad y que aun me genera preguntas sin respuesta. 

7 comentarios:

  1. Lo que le ocuriió a Carlos, es verdaderamente algo muy extraño.
    Hay cosas que suceden y no las entendemos, por eso, hay que pensar que nuestra mente debe recorrer un largo trecho todavía.
    Interesante vivencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Armando.
      Efectivamente, hay muchas cosas que no llegamos a entender.
      es muy cierto lo que dices sobre nuestra mente; todavia nos falta mucho por recorrer.
      un abrazo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  2. Gracias por estar y por venir a mi casa virtual. Me encanta tu blog, muchos relatos y vivencias. Con respecto a la mente, soy muy respetuosa de ella, pues tiene mucha fuerza, en ella están todas nuestras experiencia buenas y no tanto, el paso del tiempo nos hace madurar y permite que nos quedemos con las buenas, que las otras sean un recuerdo olvidado. Además todo lo que pidamos con fe, lo conseguiremos, y, eso también está en nuestra mente.
    Buen domingo, cariños.

    ResponderEliminar
  3. Hola Norma.
    Muy agradecido por tu visita y por tu comentario. Esta es tu cas y puedes venir cuando lo desees; siempre seras bien recibida.
    Efectivamente, nuestra mente es la que nos gobierna y a la que quizas no conocemos mucho.
    Un beso y gracias por tu visita una vez mas.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado tu relato. Estas cosas se oyen muy a menudo y yo creo en todas ellas y me gustan mucho, lo peor es, que nunca tienen final siempre nos quedamos con la miel en los labios.
    Estoy encantada de leerte, esta nueva etapa la estás llevando muy requetebién.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola Gata.
    Si es un tema muy lleno de aristas y que siempre se queda en suspenso. Creo que es parte de nuestra naturaleza, el interesarnos por las cosas que sabemos que existen, pero que no podemos demostrar.
    Un beso y gracias por tus palabras.
    El proximo post si que va a dejar helado al mas pintado.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tu comentario.