miércoles, 5 de junio de 2013

Alcohol Sexo Drogas y Adolescecia

Hoy por hoy, la juventud en su gran mayoría, esta viviendo una primavera de “buenas sensaciones” ¿Primavera? Si, primavera, porque en la primavera existen dos componentes básicos que son: la libertad de la naturaleza y la belleza que florece de esa libertad.
Los jóvenes creen estar viviendo en una eterna primavera, en el vergel de un mundo sin parámetros, fronteras ni leyes. ¡Que quiero tener sexo! Lo tengo ¡Que quiero beber o drogarme! Pues igual lo hago y al que no le gusta; que se aguante, pues vivimos en un mundo libre y nadie tiene porque decirnos: lo que debemos y no debemos.
Ese es el pensamiento actual de las nuevas generaciones, lo contrario es: arcaico, pasado de moda, rancio y anacrónico, de otra época y un atentado contar la libertad individual y los derechos humanos.
Visto así; no hay nada que discutir ni objetar, porque la razón los asiste de cabo a rabo y de pe a pa, porque tomarse un trago, tener relaciones sexuales y meterse algún alucinógeno; no es ningún pecado.
Pero es que hay algo de lo que no se han percatado estos nuevos usuarios de la actualidad y es que: el significado de la palabra ADOLESCCIA significa precisamente eso; ADOLECER, carecer, faltar. ¿Y que es aquello de lo que se adolece o carece? De todo, porque simplemente el organismo aun esta terminando de formarse. Mentalmente, orgánicamente: corazón, hígado, piel, etc.
Si un cuerpo en formación. Recibe un ataque externo, lo lógico es que se defienda y en la mayoría de los casos logra soportar los embates del bombardeo indiscriminado al que se le somete. Esto debido también que a la vez que esta en proceso de formación, por su juventud tiene mucha fortaleza y ganas para defenderse, pero este alarde desafiante del organismo; tiene un precio que pagar y terminara pasando la factura, una factura demasiado alta e impagable. ¿Porque? Porque en su afán por luchar contra las agresiones a las que es sometido, ha descuidado su principal objetivo que era el de terminar de formarse y por lo tanto, tendremos como resultado; órganos defectuosos y mal formados, que harán que nuestra vejez se muy difícil y seamos blanco de muchas cosas como: alergias, intolerancia a esto y a lo otro, mas frágiles a desarrollar enfermedades degenerativas como el alzheimer y lo que es peor; la transmisión de estos defectos a nuestra próximas generaciones, que cada vez se harán mas débiles y menos resistentes, porque se habrá atacado de manera irreversible a nuestra genética, quien se vera obligada a efectuar cambios en nuestra estructura: celular, cognitiva y demás.
Quizás parezca exagerado lo que digo pero.. ¿Hay alguien que lo pueda refutar? Modestia a parte, creo que no.
Lo preocupante esta en que quienes tiene en sus manos a los medios de comunicación, educación, formación inicial, y los padres de familia; no se ocupen de informar a los jóvenes de manera didáctica y en el idioma juvenil, de los graves riesgos a los que están expuestos. Y que no parezca una monserga cotidiana.
¿Responsables? Todos, todos aquellos que gozamos del privilegio del conocimiento, bien sea por instrucción o por experiencia.
Mas que quejarnos, hay que exigir y trabajar para que nuestros jóvenes, comprendan y enmienden su rumbo. Ellos deben saber que: para todo hay un tiempo y que todo en su debido momento.
Un cuerpo adolescente, no esta preparado para: vivir, sentir, asimilar y responder como el de un adulto.

2 comentarios:

  1. José...." Alcohol, sexo......"

    Comparto lo que dices, además hay padres que se creen responsables de darles a sus hijas anticonceptivos por un posible embarazo y lo que menos piensan en que pueden contraer el Sida.
    A los varones le previenen en usar profilácticos, lo que menos estos hacen por ser jóvenes y no tener una buena educación sexual de sus padres o de los colegios

    ¡¡ importante tu nota !!

    un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Doris!
    Perdon por la demora.
    Gracias por tu comentario en el que coincidimos plenamente.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tu comentario.