martes, 28 de mayo de 2013

La Familia

Una muy antigua institución, la mas antigua en nuestra existencia y que en estos tiempos esta atravesando por el peor de sus momentos.
El hombre nómada por excelencia en sus inicios, se fue organizando y haciendo su entorno menos salvaje y solitario, adoptando como manera de vida, el pertenecer a un núcleo.
El clan del hombre, ese en el que escogió como a acompañante a la mujer. Para procrear, organizar y formar a sus descendientes.
Con esto el hombre se hacia mas fuerte y menos vulnerable ante la agresividad del mundo, que siempre lo había amenazado, cuando era victima de su propia soledad.
Este sistema de vida en grupo, hizo que nuestra raza humana sobreviviera hasta nuestros días.
Todas las etnias, religiones, culturas y especies mamiferas, lo entendieron así, la sola manera de ser mas fuerte, era solo esa.
Actualmente, nuestra especie esta intentando ensayar una nueva formula o mejor dicho; regresar al punto de partida. Al individualismo y la soledad. Prisionero de sus propios inventos, todo un anacoreta de la modernidad, el nuevo troglodita de la sibernètica.
Sin cavernas y sin harapos, pero con el alma desnuda, transparente y lánguida. Sediento de tener. Mirando al mundo a la distancia en una pantalla de ordenador, de manera virtual, sin tacto ni olfato, sin sentido y por si fuera poco: procreando a distancia; por correo electrónico y quizás sin llegar a conocer a su “hijo elegido” clonado o comprado. Probablemente el placer carnal llegue a ser un mito o una leyenda de un mundo que una vez fue.
En los diccionario de todas las lenguas, la palabra familia; pasara a formar parte de los vocablos en desuso, extinguidos y sin semántica.
Ese es el futuro que nos espera y ese es el mundo que habrá mañana.
La familia siempre ha significado: unión, abrigo, cobijo, fortaleza, linaje, tradición. En ella han nacido, crecido y desarrollado: la palabra, la discusión, la tertulia, los valores. Esos valores que actualmente muchos desconocen y niegan.
La familia ha sido el pilar fundamental de nuestras sociedades, la entereza y existencia misma de los pueblos con nombre y tradiciones. La familia, ha sido la tinta con la que se ha escrito la historia y con la que se firmado y autentificado el significado de la palabra unión.
Sin unión: no hay familia, no hay fortaleza, no existe convicción alguna, para derrotar a lo que nos es adverso.
Quizás muchos al leer este articulo, puedan llegar a decir; que quien lo escribe cae en la exageración y en el pesimismo. Nada mas lejos de la verdad, porque ya estamos comenzando a vivir esa realidad inminente, que ni siquiera podríamos decir que se encuentra a la vuelta de la esquina.
Estamos de cara al fin de las sociedades y de todas aquellas formas y preceptos que la formaron y crearon.
Aun se puede reflexionar, aun se puede, invertir esa desenfrenada carrera hacia el abismo y la nada. Hoy por hoy, quienes aun podemos entender lo que nos pasa, tenemos la obligación de pelear por defender el mundo que vamos a dejarle a nuestros hijos. Tenemos que venderle a los jóvenes, la idea que queremos que compren y tenemos que saberla vender, para que ellos quieran hacerla suya, para que no tengan que arrumbar hacia el árido desierto de la soledad y el individualismo, que hoy se cierne sobre ellos.

6 comentarios:

  1. Parece un poco triste tu artículo, pero plasmas muy bien la realidad.
    Nuestros hijos todavía pueden disfrutas de lo que queda, pero, ¿Y los nietos? ¿Llegaran a disfrutar de algo tan hermoso como lo que disfrutamos nosotros?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Para los nietos quedara: un mundo mecanizado y metalizado, fertil en soledad y desamor.
    Un beso gata y gracias por venir.

    ResponderEliminar
  3. Me parece una interesante reflexión la tuya.

    Los valores morales son los más importantes que podemos dejar como legado a nuestros hijos, porque el materialismo no sirve nada mas que para ser infelices.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria, bienvenida como siempre a esta tu casa.
      Tienes toda la razon del mundo. Los valores son el unico legado que podemos derles a las nuevas generaciones.
      Un beso y gracias por la visita.

      Eliminar
  4. Plumma.... veo todo lo que relatas como tu...pero como dices en un renglón sobre el pesimismo, yo le agrego el optimismo al ver en matrimonios separados que han renovado su felicidad junto a un nuevo amor..al verlos reunirse con su anterior familia, de cada uno de los dos que han formado...hijos anteriores que se visitan con sus padres reunirse en distintas importantes fechas...es mi admiración hacia ellos..y hasta la presencia de la actual pareja.
    No se puede estar unido a una persona si ya no se la ama, por pensar en que sufren los hijos, ellos hoy en día comprenden más que en épocas anteriores y donde todo se tapaba por pensar en el que dirán.
    Cada vez son menos los hijos de padres no separados....cuando se hablan en el colegio entre ellos es como estar a la moda, es normal ...lo que no veo bien que algunos de ellos aprovechan para pedirles a sus papás algo que de la otra parte no se lo pueda dar...por ejemplo una moto o un pedido descabellado, donde se produce competencia entre los padres para quedar bien con el hijo/a.

    ¡¡ interesante tu nota !!!

    un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola Doris.
    Mujy interesante tu comentario. Lamentablemente nuestras sociedades estan plagadas de imperfecciones y cosas que nos han llevado a situaciones, en las que no deberiamos estar.
    gracias por venir.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tu comentario.