miércoles, 22 de mayo de 2013

La Soledad De Los Últimos Años

Una cruda y triste realidad que se vive en todos los rincones del planeta, claro esta; que con las contadas excepciones que exige toda regla.


Cuando los seres humanos alcanzan la edad próxima a los setenta años, el mundo activo que les rodea, comienza a alejarse y extinguirse y en los momentos en donde se requiere mas compañía, mas calor humano y mas atención, es cuando mas lejos se encuentran estos afectos.


Pocos son aquellos hijos o parientes jóvenes, que abrigan el sentido de la reciprocidad, porque aquel anciano o anciana; alguna vez fue joven y dio lo mejor de si para recibir y preparar a los que a lo largo de su existencia fueron llegando a la vida.


Nuestro mundo actual, alberga culturas germinadas y nacidas en el árido y basto desierto del materialismo, en donde la prisa y el mediatismo, son los valores principales. Donde el tiempo casi no se detiene ni pasa, porque no se le da la oportunidad de hacerlo.


Tan a prisa como se vive hoy en día, es como se ha de llegar a mañana, pero en ese mañana; sera cuando el tiempo se detenga y con mucho mas pausa que ahora y si hoy tenemos soledad y descuido en nuestros ancianos, mañana tendremos: desolación, indiferencia, perversidad y deshumanizacion.


Los ancianos del futuro serán tratados mas con desprecio que con indiferencia, porque querremos reflejar en ellos nuestro odio inconsciente, por lo que no hicimos por nosotros mismos. Los culparemos de nuestro fracaso como seres humanos y luego aquella violencia que hoy ejercemos en nuestro mundo y que nos parece terrible; la veremos como monstruosa, digna de espanto.


Pero solo sera el mundo que ahora estamos fabricando, en el que solo interesa: tener, tener, ganar, correr, satisfacer y nada mas.


Si nos detenemos un momento en la vorágine de nuestro día a día, para reflexionar un poco en lo que estamos; quizás podamos frenar un poco nuestro impetu de querer vivir mas de lo que debemos y en tan poco tiempo.


Hay mucho porque vivir y mucho porque sentir, solo hay que quererlo y desearlo para alcanzarlo.

11 comentarios:

  1. ¡Magnifico!
    Muy buen artículo, creo que hoy te has superado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Solo es el atisbar a la realidad a la luz de la verdad.
    Es una realidad de que pocos hablan, porque nadies viejo y nadie uqiere serlo o creen o piensan que nun ca lo van a seré
    Gracias por tu visita.
    Un beso Maria.

    ResponderEliminar
  3. Hola amigo Plumma y Data, Espero que ya te encuentres repuesto de tu intervención y todo haya quedado como una anécdota. Muy interesante lo que debates sobre las personas mayores, "nuestros mayores"; la cultura de la belleza y una juventud eterna muy de moda en nuestros días por una gran mayoría de impensantes, donde el ego ésta por sobre todas las cosas. No se detiene a charlar con un anciano y recoger sus experiencias todo es vértigo hacia vanalidades que lo llevarán a tropezar una y otra vez en ésta corta vida, en países de oriente ser anciano es ser repetado por lo vivido y como tal se lo considera sabio, y se busca en él las vivencias para mejorar lo que vamos perdiendo con una modernidad que cada vez deja menos tiempo para una charla o un silencio que nos dice que la vida pasa y lo material quedará a un costado para goce de los que quedan. Estoy completamente de acuerdo con tu post, hoy una persona de sesenta años ya no tiene posibilidades de empleo, es descartable por la sociedad que no pìensa que mañana ellos serán los descartados por su poco interés y codicia de avara de sentimientos.

    Un gran abrazo. Que tengas un maravilloso fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roberto, gracias por tus deseos. Poco a poco ire retomando mi vida en el punto en donde la deje. Cosa de tiempo.
      Muy cierto lo que dices en tu comentario. Estamos en un mundo de vanalidades y de pocos valores.
      Un abrazo y gracias por tu visita, amigo mio.

      Eliminar
  4. José Luis:
    En un mundo que gira sobre el concepto materialista de reemplazar lo obsoleto, como un modo de sostener el avance y la actividad económica, un anciano no tiene espacio.
    El deterioro que los años marcan en su cuerpo limitan su capacidad de consumo, algo que se ve agravado si le falta salud.
    Por último, la degradación de la institución familiar los deja sin espacios de contención.
    Es imperativa la toma de conciencia y el replanteo de la situación.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. Claro que es imperativa la toma de conciencia, porque mas alla que esta en juego la calidad de una o mas personas de edad avanzada; esta el futuro de nuestras sociedades y la de nuestra especie.
    Gracias por tu visita.
    Un abrazo Arturo.

    ResponderEliminar
  6. Antes que nada, Jose Luis, mil gracias por visitar mi "casa" y ver que te ha gustado, ya sabes donde la tienes para cuando tengas tiempo y puedas hacerme otra visita.
    Tu entrada me ha gustado mucho y tienes toda la razón del mundo.
    La vida corre tan aprisa que no nos damos cuenta que ya ha pasado y cuando queremos darnos cuenta los años nos pesa, los hijos han volado y solo nos queda recordar y vivir lo mejor posible, si se puede.
    Estoy con Arturo sobre el declive de la familia. Cuando no hay una base fuerte todo se derrumba y en una familia rota son los hijos los que mas quedan marcados.
    Yo me crie con mis abuelos, padres y cinco hermanos y todos formamos una gran familia y gracias a esa formación familiar aún con los años estamos unidos. Si el gran valor que en la humanidad tiene la familia la echamos por tierra que queda ¡NADA.!
    Con tu permiso me quedo como seguidora para poder venir a verte y leer tus interesantes entradas.
    Un fuerte abrazo de tu nueva amiga Teresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Teresa!
      En una casa tan calida como la tuya siempre sobraran motivos para visitarla, pero igualmente infinitas gracias por la invitacion.
      Totalmente de acuerdo con ustedes dos. lo que ocurre es que ahora tenemos como prioridad lo material y hemos dejado de la do la razon misma de nuestra existencia.
      Me halaga mucho el tenerte como seguidora y tendre siempre la puerta abierta de esta casa, para que entres cuando lo desees.
      Muchas gracias por tu visita y por tu comentario.
      Un fuerte abrazo de este tu amigo y servidor.

      Eliminar
  7. Plumma... es como dices.. vivimos muy a prisa...y si en la familia hay un anciano a quien proteger...se lo van pasando como una pelota y el pobrecito con el tiempo se va enfermando, hasta que lo internan en un geriátrico donde fallece por falta de cariño.

    ¡¡ tema para reflexionar !!

    un beso

    ResponderEliminar
  8. Una triste realidad, que nosotros mismo hemos fabricado y un futuro muy dramatico para nuestras sociedades.
    Gracias por tu visita y Bienvenida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tu comentario.