domingo, 4 de noviembre de 2012

LA FILANTROPIA

Todo un sentimiento nacido de las entrañas del entendimiento del ser humano como tal, que reconoce su calidad de; ser común y ligado a su prójimo por compartir su existencia dentro de un mundo justo sin diferencias y con la obligación de ser solidario para vivir en paz con su propia conciencia.
Pocos son aquellos que pueden desarrollar este sentimiento altruista, que solo encuentra satisfacción en ver en el bienestar ajeno el suyo propio. Para el filántropo, no existen los términos: no se puede o es imposible o para que, a quien le importa etc. Toda una gama de negativismos que solo son la disculpa para no hacer nada y seguir ignorando el mundo que nos rodea, para continuar siendo reyezuelos del mundo de la miseria y la mezquindad, mientras el entorno que nos rodea se cae a pedazos gobernado por el egoísmo y su sequito, compuesto por los pobres de espíritu que no anhelan nada mejor para los demás, como si estos fueran de otra especie de origen extra terrestre.
Si el planeta estuviera poblado en su mayoría por filántropos, la pobreza, el hambre y la soledad; tendrían un espacio muy reducido y nuestro mundo seria mejor. Pero en estos tiempos en que aquella palabreja, que habla del mundo “globalizado” que esta en boca de todos y en el credo de nadie, porque ningún mortal con sesos puede aceptar tamaña falacia a menos que; eso se refiera a que la tierra es redonda y tiene forma de globo y por ello estamos todos “globalizados” De lo contrario es solo un invento técnico, estratégico del mundo mercantil, que pretende con ello llevar a los incautos a ser parte del ejercito consumista, que nos devora día a día sin piedad y no nos ofrece nada positivo. Los grandes imperios, generan cada día mas riquezas para si, y una inhumana pobreza la mayoría de habitantes de este “globo” que ya esta a punto de desinflarse de tanto inflarlo de basura.
La basura con que se infla el globo es; basura espiritual cuyo resultado es la basura material en la que nos estamos ahogando sin remedio.
La solidaridad con los demás, podría ser el freno que necesitamos para dar marcha atrás en esta vorágine avasalladora de miseria humana. Hay que dar paso al altruismo y dejarse de tanto cuento, para no seguir el camino errado que nos esta llevando directamente al despeñadero. Dejémonos de repetir como cacatúas cacofónicas, lo que nos venden los mercaderes de la muerte lenta que están acabando lentamente con nuestras sociedades.
Establezcamos una diferencia, entre lo banal y mediático, lo espiritual con lo humanista venido de lo altruista.
Para el mediocre y pobre de espíritu: la vida se resume en el simple ufanamiento de las cosas efímeras y triviales de pobre contenido esencial, conformándose con un simple aplauso o una lisonja, con el reconocimiento de cualquier logro, pero que le alimente el ego y lo haga sentirse un triunfador. En cambio para el altruista, solo basta el saber que un congénere esta bien o que se ha librado de algún mal, para sentirse un ser humano realizado. Las diferencias son tan grandes entre ambos que bien podrían ser la viva representación de: la miseria y la grandeza personificadas en nuestra vida cotidiana.
Si queremos un mundo mejor, solo tenemos que ser mejores y no mediocres. No pretendamos ser un San francisco de Asís o una Madre Teresa de Calcuta, porque ahí estaríamos pretendiendo convertir a este mundo en una carrera para ganar el “cielo” y dejaríamos de ser auténticos. Solo seamos buenos seres humanos y si en nuestro camino por la vida no esta en nuestras posibilidades: el poder ayudar, ayudemos a otros a que lo hagan, pero nunca seamos una piedra en el camino, que ya bastantes piedras tiene como para ponerle una mas.
Si logramos hacer que el mundo mejore, lograremos mejorar nosotros. Guardemos el egoísmo y la desesperanza para aquellos que tienen materia en el alma.
Cuando estemos presentes frente a una oportunidad de ayudar, pensemos lo siguiente: lo poco que tengo o que puedo dar, siempre será mucho para aquel que nada tiene y nada espera. Y recuerden que: MUCHO REZO Y POCA ACCION en los templos vas a buscar a Dios, pero en las calles y en el mundo están aquellos a los que tu Dios, quiere que vayas a buscar.

4 comentarios:

  1. Extraordinario, como todo lo que escribes. Pienso yo...¿Porque no te metes en la política?
    Con ese piquito de oro que tienes seguro que tendrías muchos seguidores.
    El artículo es bueno pero el final es magnífico.
    Un beso desde la lejanía

    ResponderEliminar
  2. Porque eres una dama: estoy obligado a respetarte, cosa que me place enormemente, pero no te permito que me faltes el respeto; ¿Como es eso de Politico..? Permiteme decirte que en mi familia soimos muy decentes, ja, ja, ja.
    Gracias por tus halagos.Muy inmerecidos por cierto. Hago lo que puedo y solo me compensa el que te agrade a ti y atodo los que tienen la paciencia de leerme.
    Un beso gata y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Plas plas plas plas plas...
    Suscribo tu entrada de arriba abajo. Estamos en manos de una panda de mediocres y así nos va. En un mundo en el que se prima la estulticia sobre la excelencia no se puede esperar más que pobreza y miseria no sólo económica sino también de espíritu.

    Un sincero abrazo Pluma.
    PD.-¿Dónde está el gadget o como se escriba de los seguidores?

    ResponderEliminar
  4. Hola Pluma, el gadget de seguidores debes ponerlo desde "diseño", "agregar un gadget", "seguidores". No sé si esta plantilla es como todas, supongo que sí, sólo cambia el idioma.
    Creo que con esos pasos se agrega el gadget y una vez agregado se irán sumando los seguidores.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tu comentario.