jueves, 13 de diciembre de 2012

La Involución Económica del Siglo




Hasta la década de los años sesentas y mediados de los setentas, sonaba “lógico” y normal el hablar de una familia de cinco y mas miembros y bajo la responsabilidad de un hombre. Padre de familia se solía decir en referencia al pilar que sostenía a la estructura denominada familia.
Hablamos del individuo, de clase media, promedio, común y silvestre; aquel que había terminado sus estudios secundarios o tenia algún conocimiento añadido en determinada materia, que lo hacia un poco mas versátil y fácil de ubicarse en el contexto laboral.

Este honorable desconocido de antaño, se encargaba de proveer de: ropa, alimentación, estudios, techo y propinas a una descendencia de al menos tres o cinco, incluyendo a su esposa y uno que otro miembro mas de su familia o de la de su cónyuge. Vivía en una casa de alquiler; amplia, de grandes dimensiones, en donde sobraba espacio, con una renta lógica y razonable.
La alimentación, era de primera, con productos frescos de calidad y en abundancia. La situación laboral por la que travesaba, solía ser estable y a largo plazo, su capacidad de endeudamiento, era bajo y aveces inexistente, porque no era su prioridad ni la solución a sus problemas.

En aquellos tiempos, los países de desarrollo moderado y dentro del estándar mundial aceptable, gozaban de sociedades con una clase media, bien afianzada y determinada. El rango de pobreza solía ser moderado y equilibrado según su densidad poblacional.
Los ministros de hacienda como se les denominaba, eran personajes de la política, graduados en: derecho, administración y cualquier otra profesión, no ligada a la economía, pero lo suficientemente capaz de manejar el tesoro publico, con resultados satisfactorios.
En pocas palabras: se comía bien, se vestía muy bien, se disfrutaba de lo poco o mucho que se podía tener.

Hoy en día: para ser ministro de economía, hay que tener un doctorado en la materia. Tenemos una economía “globalizada”con países que se van a la quiebra de un día para el otro, la pobreza ya no existe, porque ha sido reemplazada por la miseria. Todos vivimos endeudados e hipotecados a mas de treinta años. El que no debe, es porque simplemente; esta muerto o no figura en la nomina de seres existentes del planeta.

Las familias, están en vías de extinción, la sensibilidad humana se esta extinguiendo, la vida de hogar, se a convertido en una utopía, los derechos humanos son solo para quienes pueden pagarlos. Nuestra alimentación, es cada vez mas deficiente y mas contaminada que nunca, tenemos una expectativa de vida mayor que hace cuatro décadas, pero esto solo nos sirve para poder terminar de pagar nuestras deudas, porque un anciano hoy en día es solo un estorbo.

Dicho en buen romance: hay que graduarse en economía, para desgraciar al mundo. Se estudia mas y se sabe menos. Macro economía, economía de mercado, micro economía, economía globalizada. Es decir; mil maneras de estafar y mil maneras de justificar la sinvergüenzeria de unos pocos que viven del dolor y muerte de millones.

La economía de antaño, se manejaba con las cuatro operaciones básicas de las matemáticas y funcionaba mas que bien.(cuanto entra, cuanto tengo, cuanto gasto y cuanto me queda)
La economía de hoy se maneja bajo parámetros distintos mucho mas complejos. Todas son ecuaciones, formulas y al final una trigonométrical estafa, que no la resuelve nadie.
El Éxito, se mide por los resultados, así que: a otro perro con ese hueso.




2 comentarios:

  1. Hola Pluma.
    Acabas de describir a la perfección la situación actual de España. Aquí se han cargado a la clase media, cada vez hay más pobres, y gente que antes vivía estupendamente ahora se ve haciendo cola en los comedores sociales.

    Los mayores de mi familia decían que no hay que estudiar economía para saber sobre el tema, sólo hay que saber que no puedes gastar más de lo que tienes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Perdon por la tardanza en mi respuesta, pero por las fiesta deje abandonado el blog.
    Estamos rodeados de ciencia y por ende rodeados de falasias. Muchos se escudan en la ciaencia para hacer cera y pavilo con nuestro dinero. Han encontrado la manera de timar con inmunidad e impunidad.
    Un abrazo Elena y mil disculpas otra vez. ¡Feliz año!

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tu comentario.